• youtube
  • facebook
  • twitter
  • slideshare
  • rss

Emociones y salud

04.10.2017

¿Qué son las emociones y para qué nos sirven?

Las emociones son reacciones subjetivas al ambiente, a ciertos estímulos percibidos como bien pueden ser personas, objetos, lugares, sucesos o recuerdos importantes. Las emociones influyen en nuestros pensamientos, actitudes, creencias y conductas e incluso en nuestra salud mental y física.

Estas emociones a las que se está haciendo referencia, aunque no hayamos caído en la cuenta, son útiles, tienen cierta función que permite que las personas ejecutemos con eficacia las reacciones conductuales apropiadas. Esto se da de manera independiente de la cualidad placentera que pueda producir o no, puesto que aunque pensemos que puedan ser algunas desagradables o negativas, tienen funciones muy importantes para la adaptación social y el ajuste personal.

Según las teorías desarrolladas sobre las emociones, algunos autores coinciden con tres funciones principales:

  • Función adaptativa: se trata de una función muy importante, prepara al organismo para dirigir una conducta en concreto hacia un objetivo determinado de manera eficaz, respondiendo a las demandas ambientales y movilizando la energía necesaria para ello.
  • Funciones sociales: la expresión emocional es saludable y beneficiosa y favorece la creación de redes de apoyo social, facilita interactuar con otros, permitiendo a los demás predecir el comportamiento asociado con las mismas y favorece procesos de relación interpersonal.
  • Funciones motivacionales: la emoción llena de energía la conducta motivada y una conducta dotada de alguna emoción, se realiza de forma más intensa.

Cómo beneficia a nuestra salud el desarrollo de la Inteligencia Emocional

Todas las personas tenemos una combinación de inteligencia cognitiva (la inteligencia como se entiende comúnmente – el cociente intelectual) y de inteligencia emocional, pero los componentes de esta última son los que nos ayudan a ser un poco más humanos. Además, esta inteligencia emocional es una condición que se puede desarrollar y mejorar.

Los componentes que conforman la IE son: Conciencia Emocional – o capacidad para identificar los propios estados internos; Regulación Emocional – correcto control de los estados, impulsos y recursos internos; Automotivación – capacidad de encontrar fuentes que puedan guiar o facilitar la obtención de los objetivos personales; Empatía – reconocimiento e interés en las emociones ajenas; y el Control/Gestión de las relaciones.

Una vez conocidos los aspectos que conforman la IE, podemos ser conscientes de nuestro proceso emocional y prestar más atención a los estados internos para así, gozar de unas relaciones sociales de mayor calidad, puesto que podemos crear unos lazos interpersonales profundos, más sanos y sinceros. Potenciamos el autoconocimiento de nosotros mismos y ayudamos a los demás a que nos conozcan.

Podremos potenciar ciertas habilidades desde diferentes áreas como la cognitiva: desarrollar un diálogo interno, la conciencia de uno mismo, comprender el punto de vista de los demás, normas de conducta, resolución de problemas y actitud positiva ante la vida. Desde el plano emocional, desarrollará la identificación de emociones/sentimientos, expresión emocional y evaluación de la intensidad; también destrezas a la hora de comunicarse, no verbales como el contacto visual, expresión facial, tono de voz, gestos, etc.; y verbales como enviar mensajes claros, responder eficazmente a la crítica, resistir influencias negativas, escuchar activamente…

Además de todo lo desarrollado, las emociones positivas tienen repercusión en nuestra salud física y mental de manera favorable mientras que las negativas tienden a disminuirla.  A su vez, las personas que gozan de un buen estado de salud tienden a experimentar más emociones positivas y menos negativas que quienes han perdido su bienestar.

 

Raquel Ascorbe Muruzábal

Psicóloga