• youtube
  • facebook
  • twitter
  • slideshare
  • rss

Las manos limpias salvan vidas

28.03.2018

El lavado de manos consiste en la frotación vigorosa de las manos previamente enjabonadas, seguido de un aclarado con agua abundante, con el fin de eliminar la suciedad, materia orgánica, flora transitoria y residente, y así evitar la transmisión de microorganismos de persona a persona. Se considera actualmente una de las medidas más importantes para reducir la morbimortalidad asociada a las infecciones nosocomiales, además, es una medida preventiva asequible a los recursos de cualquier hospital, residencia, centro de día y que va encaminada a disminuir la microbiota epitelial de las manos para evitar la contaminación cruzada y la transmisión de un brote vírico.

Explicaremos el lavado más habitual, fácil y fundamental para evitar infecciones, el cual pondremos en uso y explicaremos diariamente en nuestro caso a nuestros usuarios del centro de día.

Todo personal sanitario no sólo debe enseñar dicho lavado a los usuarios sino realizarlos frecuentemente para evitar futuros contagios.

En caso que el paciente (usuario del centro) por sus posibilidades físicas no pueda por si sólo realizar dicho lavado, el personal le ayudará o facilitará los medios para realizarlo.

Recordar que es responsabilidad del centro y de los profesionales sanitarios, mantener una higiene correcta y diaria tanto nuestra como de nuestros pacientes. El lavado de norma o de rutina mediante agua y jabón y/o soluciones alcohólicas desinfectantes. Tiene como objetivo eliminar la suciedad, materia orgánica y flora transitoria de las manos. Se realizará de la siguiente manera:

  • Humedecer las manos con agua corriente.
  • Aplicar jabón líquido con dosificador.
  • Frotar las manos palma con palma, sobre dorsos, espacios interdigitales, dedos y muñecas    vigorosamente un mínimo de 15 segundos.
  • Aclarar con agua abundante.
  • Secar con una toallita de papel.
  • Cerrar el grifo con la toallita utilizada para secarse.

Aunque quizás pueda parecer “una tontada”, quiero hacer entender que es de gran importancia tener una higiene personal no sólo por nosotros mismos sino también por las personas que tenemos diariamente a nuestro alrededor. Aún estamos con temperaturas frías y en estas fechas que corremos el riesgo de contagiarnos con cualquier virus o con el incluso “famoso” virus de la Gripe A, del cual muchos profesionales sanitarios y personas principalmente mayores de 65 años se vacunan. Como datos de interés y según la OMS (Organización Mundial de la Salud) asegura que un lavado frecuente implica menos enfermedades que requieren antibióticos, diversos estudios han mostrado que el lavado de manos con jabón después de ir al baño y antes de comer puede reducir la incidencia de enfemedades (más de 100 tipos diferentes) tipo diarreicas, gastreonteritis, gastritis, tosferina, cólera, hepatitis A y E, neumococo e incluso prevenir infecciones respiratorias.

César Gracia Artigas

Enfermero de Vitalia Zaragoza