• youtube
  • facebook
  • twitter
  • slideshare
  • rss

La piel

Prevención La piel

Prevención 

Muy a menudo nos olvidamos o, incluso, no conocemos con exactitud, qué rol juega la piel sobre nuestra salud y de la importancia que tiene su buen funcionamiento sobre nuestro organismo. Por ello es fundamental cuidarla y protegerla mediante unos hábitos diarios que nos permitan mantenerla saludable:

  • Consumir abundantes frutas, verduras y zumos naturales, pues aportan elementos antioxidantes tales como las vitaminas A, C y E que neutralizan el efecto dañino de los radicales libres.
  • Hidratarla bebiendo agua o cualquier otro líquido acalórico (aproximadamente 2L/día) y aplicándose cremas hidratantes de manera cotidiana.
  • Los rayos solares son cada vez más agresivos debido a la pérdida de la capa de ozono. Es aconsejable evitar el sol durante las horas centrales del día (de 12 a 16h), utilizar cremas protectoras de elevado factor de protección, evitar cítricos durante el tiempo de exposición, preparar la piel mediante el consumo de beta-carotenos (presentes en frutas y verduras como el mango y la zanahoria).
  • Abandonar el hábito tabáquico.
  • Limpiarse bien la piel cada noche, pues tras la exposición al exterior durante todo día, debemos eliminar impurezas, restos de maquillaje, etc.
  • Existen, por otra parte, patologías cutáneas relacionadas con la exposición a algún producto químico, alergias o estrés, como es el caso de las dermatitis, en cuyo caso debemos evitar el factor desencadenante.
  • También debemos hacer mención a las alteraciones cutáneas relacionadas con la obesidad, Diabetes (sobre todo tipo II) o Síndrome Metabólico entre otros, como es el caso de las estrías, la acantosis nigricans, los xantomas, etc. De ahí que para un correcto cuidado de nuestra piel debamos empezar por llevar una dieta equilibrada y mantener unos hábitos alimentarios adecuados.
  • Pero quizás la principal medida que debemos tomar en cuanto al cuidado de nuestra piel es conocerla a la perfección. Es de vital importancia observar nuestras manchas y/o lunares así como llevar un seguimiento de los mismos y percatarnos de si aparece alguno nuevo. Debemos autoexplorarnos periódicamente y visitar al dermatólogo anualmente.