• youtube
  • facebook
  • twitter
  • slideshare
  • rss

Diabetes Mellitus

Síntomas Diabetes Mellitus

Las estimaciones de la prevalencia de Diabetes tipo II en España son de, aproximadamente, un 4,8-18,7% y las de Diabetes tipo I de entre 0,08 y 0,2%. La incidencia anual, por su parte, se sitúa entre 146-820 casos por cada 100.000 habitantes para la tipo II y entre 10 y 17 casos cada 100.000 habitantes para la tipo I. En nuestro país constituye la tercera causa de muerte para mujeres y la octava para varones, si bien es cierto que es complicado determinar la causa de muerte por diabetes, ya que, en general, no es consecuencia directa de la propia enfermedad, sino de sus complicaciones.1

La Diabetes tipo I, también conocida como Diabetes Insulino-dependiente o Diabetes juvenil, suele aparecer antes de los 30 años de edad, sin embargo, una edad superior no es excluyente de padecerla.  Comienza de manera brusca, con una serie de síntomas de días o semanas de evolución consecuencia de la hiperglucemia, que son:

  • Polidipsia: Sed excesiva, se bebe mucha cantidad de líquido.
  • Poliuria: Volumen de orina excesivo.
  • Polifagia: Aumento anormal de la necesidad de comer
  • Pérdida de peso, aun con presencia de polifagia y aumento de la ingesta.

Los pacientes de Diabetes tipo I suelen ser delgados o presentan un peso normal, sin embargo, también puede darse en pacientes obesos. El tratamiento es Insulina desde el primer momento desde el diagnóstico. En el 25-30% de los casos la primera manifestación es una Cetoacidosis Diabética (CAD).

La Diabetes tipo II,  también conocida como Diabetes del adulto o Diabetes no Insulino-dependiente, por su parte, aparece en edades medias o avanzadas de la vida. Presenta una clínica insidiosa de semanas, meses e incluso años de evolución que, en ocasiones, es diagnosticada gracias a un hallazgo casual de hiperglucemia.  La forma de presentación más frecuente es la clínica cardinal de la Diabetes, sin embargo, en ocasiones puede debutar con una descompensación hiperosmolar, caracterizada por deshidratación profunda, consecuencia del aumento de la diuresis (debida a hiperglucemia) mantenida en el tiempo, cuando el paciente no ingiere la cantidad de líquidos suficiente.

La DM II es el tipo de Diabetes en ancianos más frecuente. La mayoría de estos pacientes son obesos o presentan sobrepeso, con lo que el tratamiento estará dirigido principalmente a la normalización del peso y la reducción de los factores de riesgo cardiovascular que, generalmente, vienen asociados a esta enfermedad. Según las últimas recomendaciones, el tratamiento inicial estará basado un programa dietético específico, actividad física, normalización de las cifras de tensión arterial y perfil lipídico, acompañado, salvo contraindicación, de tratamiento farmacológico sensibilizador de la Insulina, en concreto Metformina.

Las principales Complicaciones agudas de la Diabetes son la hipoglucemia, la Cetoacidosis Diabética y la Descompensación Hiperosmolar.

  • Cetoacidosis Diabética: Generalmente aparece en DM I, si bien también en un pequeño porcentaje de DM II. Las manifestaciones clínicas son náuseas, vómitos y dolor abdominal, junto con la clínica cardinal de la Diabetes (polifagia, polidipsia, poliuria y pérdida de peso), y requiere un tratamiento inmediato, pues puede derivar en un estado de obnubilación y coma. La temperatura corporal es normal o baja, por lo que la fiebre sugerirá infección.
  • Descompensación Hiperosmolar: Es muy frecuente que aparezca en diabetes en ancianos ante un cuadro infeccioso. Clínicamente se manifiesta por una deshidratación profunda debida a una diuresis elevada por hiperglucemia mantenida juntos con una falta de ingesta de líquidos suficiente. Puede desembocar en un coma hiperosmolar y es típico de los DM II, si bien también puede aparecer en los DM I en tratamiento incorrecto de Insulina.
  • Hipoglucemia: Es causa de un amplio abanico de síntomas como son ansiedad, temblor, palpitaciones, nauseas, dolor en el pecho, palidez, sudoración, sensación de hambre, irritabilidad, visión borrosa, cefaleas, confusión, disminución de la capacidad de concentración, alteraciones del comportamiento, e incluso, en situaciones graves, estupor y coma.
  1. Ruiz M, Escolar A, Mayoral E, Corral F, Fernández I. Diabetes Mellitus en España: Mortalidad, prevalencia, incidencia, costes económicos y desigualdades. Gac. Sanit. 2006;20(supl 1):15-24