• youtube
  • facebook
  • twitter
  • slideshare
  • rss

Artritis

Prevención Artritis

Cómo prevenir la Artritis

Cómo prevenir

Alimentación

Se debe llevar una dieta sana y equilibrada, en primer lugar para mantener un peso corporal adecuado, y en segundo porque existen una serie de alimentos perjudiciales y otros beneficiosos para la enfermedad.

Alimentos desaconsejados:

  • Aquellos con grandes cantidades de grasas saturadas: Procedentes de carnes, leche entera y derivados.
  • Existen una serie de alimentos, que responden a una reacción individual, capaces de desencadenar un brote de artritis. Es recomendable observarlo día a día y, en caso de que ocurra, eliminar ese producto de su dieta habitual. Normalmente el empeoramiento por este motivo suele durar 4 ó 5 días.
  • Grupo de Vegetales con potencial perjudicial: patata, tomate, berenjena y pimiento.
  • Eliminar la cafeína, el tabaco y los cítricos
  • Alimentos ricos en oxalatos: Disminuyen la absorción de Calcio y ademán son capaces de depositarse en las articulaciones desencadenando un brote artrítico. Algunos ejemplos son las espinacas o la remolacha.
  • Alimentos ricos Purinas: Se transforman en ácido úrico. Ejemplos: las habas, la coliflor, las espinacas, las lentejas, espárragos , guisantes o champiñón.

 

Alimentos Aconsejados:

  • Verduras y hortalizas, especialmente las de hoja verde. Cuentan con un gran contenido en Vitamina C, y se caracterizan por su capacidad antioxidante de los radicales libres de las articulaciones. También contienen ácido fólico y calcio
  • Pescado Azul: Elevado contenido en ácidos grasos Omega 3.
  • Aceites ricos en Omega 3: El de linaza, el de Canola o el de Nuez.
  • Frutas, frutos secos y semillas: Manzana, plátano, melocotón, sandía, fresas, aguacate, cerezas…
  • Cereales integrales: Aportan minerales, en especialmente selenio y vitaminas.
  • Importancia del Potasio: Su déficit puede dar lugar a problemas cardíacos y es un factor de riesgo para la aparición de Artritis Reumatoide.

 

Actividad física:

La práctica de ejercicio físico de manera regular ayuda a fortalecer las articulaciones, reduciendo así el impacto de algunas enfermedades como son la Artritis o la Osteoporosis. Al igual que ocurre con otras enfermedades, en el caso de la Artritis Reumatoide el diagnóstico precoz y la instauración temprana de tratamiento farmacológico condiciona el pronóstico a medio y largo plazo, mejorando la capacidad funcional de los enfermos.

Es obvio que, ante un brote de artritis, el paciente deberá guardar reposo, si bien no necesitará un reposo absoluto en cama a no ser que así lo indique el especialista. El resto del tiempo, por el contrario, deberá realizar deporte de manera habitual y siguiendo un programa adaptado a sus circunstancias con un objetivo terapéutico claro.

Existen un sinfín de ejercicios específicos para la Artritis Reumatoide, tal es el caso de los Isométricos, por ejemplo, que requieren una contracción muscular sin necesidad de mover la articulación. Los deportes más recomendables para estos pacientes son nadar, andar y montar en bicicleta, siempre teniendo en cuenta su situación y atendiendo a sus necesidades.

Es importante que durante el reposo se adopte una postura adecuada, evitando la flexión de las articulaciones. Durante el descanso nocturno, por ejemplo, pueden utilizarse dispositivos como férulas, con el objetivo de mantener estiradas las extremidades y evitar así el dolor y la inflamación.

 

Hábitos de vida saludables:

Es fundamental mantener un peso corporal adecuado, sobre todo para reducir el riesgo de sufrir artritis de rodilla y de cadera. Las personas con obesidad o sobrepeso soportan una gran carga en las articulaciones que, con el paso de los años, determinarán un aumento del riesgo de padecer esta enfermedad.

Algunos consejos para el cuidado de nuestras articulaciones son:

  • Evitar lesiones articulares
  • No realizar movimientos perjudiciales de manera repetitiva, pues podrían ser causa de lesión articular.
  • Fortalecer la musculatura accesoria a la articulación, de esta manera la fortaleceremos y reduciremos el riesgo de desgaste articular.