• youtube
  • facebook
  • twitter
  • slideshare
  • rss

Gota

Nuestros profesionales hablan Gota

Gota

Se trata de una enfermedad producida por el depósito de ácido úrico, en forma de sales de urato, en distintas partes del cuerpo, siendo la localización más frecuente  las articulaciones, dando lugar al típico “ataque de Gota” o Podagra.

Puede depositarse también en los tejidos blandos,  constituyendo los denominados tofos gotosos, y en los riñones, dando lugar a la nefropatía por acido úrico.

El conocimiento de esta enfermedad, se remonta a la antigüedad, siendo mencionada en los  textos del  Antiguo Egipto, donde incluso, se describe el empleo de colcichum para su tratamiento.

Afecta  entre el 1% y 2% de la población general, presentándose con mayor frecuencia en el sexo masculino  y en la edad media de la vida. En la mayor parte de los casos, se debe a la  presencia de niveles elevados de ácido úrico en sangre (hiperuricemia), siendo una elevación o descenso de los mismos, el desencadenante de su depósito en los tejidos. El umbral de ácido úrico para los ataques de gota es de aproximadamente 6,7 mg/dl; por encima de este umbral se puede favorecer la formación de cristales.

Pero los niveles elevados de ácido úrico en sangre, no implican necesariamente que se padezca de Gota. Incluso se han descrito episodios de Gota, para niveles normales de acido úrico.

La hiperuricemia, en la mayor parte de los casos tiene un cierto componente hereditario, pudiendo ser debida a uno de estos dos motivos:

  • Aumento de su producción de ácido úrico por el organismo.
  • Disminución de su eliminación por el riñón.

En ambos casos, su elevación se ve favorecida por la ingesta de alimentos ricos en purinas y bebidas alcohólicas.

La principal fuente de purinas de la dieta, la constituyen las carnes rojas, vísceras, pescado azul,  mariscos y las bebidas alcohólicas, fundamentalmente la cerveza.

La Gota se asocia a la obesidad, que frecuentemente se acompañada de otras enfermedades car diovasculares, como Hipertensión y Diabetes, de ahí que actualmente la Gota se considere como un factor de riesgo cardiovascular.

La forma clínica más frecuente de la Gota es la Artritis gotosa, cuya localización más frecuente es la articulación metacarpofalangica de primer dedo del pie. Se manifiesta por dolor  de inicio brusco, que alcanza su máxima intensidad en el primer o segundo día, desapareciendo progresivamente en dos o tres días, aunque en ocasiones puede persistir la sintomatología durante varias semanas.

Su cronicidad da lugar a lo que conoce como gota tofácea crónica, que corresponde al depósito subcutáneo de acido úrico, formando nódulos indoloros debajo de la piel, en los que lentamente se deposita el ácido úrico aumentando de tamaño progresivamente.

Respecto a su tratamiento lo fundamental es la prevención, lo que implica la restricción del consumo de alimentos ricos en purinas, por tanto, una dieta adecuada.

Su tratamiento farmacológico, incluye:

  • El tratamiento sintomático para el ataque agudo de la Gota, mediante fármacos antiinflamatorios no esteroideos
  • Los  fármacos hipouricemiantes, es decir, aquellos que reducen los niveles de acido úrico en la sangre, ya sea mediante la disminución de  su producción por el organismo, como el alopurinol o favoreciendo su eliminación como el probenecid.
  • Desde Vitalia actuamos a distintos niveles:
  1. Prevención, pilar fundamental para alcanzar el estado de salud, promoviendo una dieta equilibrada, que se ajustará según las necesidades y patología de cada uno de nuestros usuarios.
  2. Tratamiento farmacológico, que permite adecuar los niveles de acido úrico en sangre, así como aliviar los síntomas en el caso del ataque agudo de gota.
  3. Intentando minimizar fundamentalmente las consecuencias de la afectación articular de esta enfermedad, a través del tratamiento fisioterápico y rehabilitador.
     

Sira Morales Zumel
Médico de Vitalia Alcalá de Henares