• youtube
  • facebook
  • twitter
  • slideshare
  • rss

La presidenta del grupo Vitalia explica en Pontevedra que "el cerebro de la persona mayor puede reaprender"

30.06.2014

La creadora del Método Hoffmann, un tratamiento rehabilitador para mayores, y presidenta del grupo Vitalia, Catalina Hoffmann, ha explicado en el XXVI Congreso de la Sociedad Gallega de Gerontología Geriatría, celebrado este fin de semana en Pontevedra, que "el cerebro de la persona mayor puede reaprender".

Hoffmann ha destacado que tras cinco años iniciales de investigación, el cerebro de una persona mayor no tiene la "enorme capacidad de mejora y aprendizaje que tienen los niños", ya que este no está creciendo, pero que "se puede trabajar con ella y con su capacidad mental y cerebral" hasta conseguir lo que denomina "neuroplasticidad neuronal".

Alcanzar este estado puede incluso mejorar la situación de la persona, aún con ciertos daños cerebrales. "No cura, pero si mejora" ha advertido Hoffmann, a lo que ha apuntado que para ello "hay que saber cómo hacerlo, es necesario motivarlo y enseñarlo a aprender de nuevo".

La presidenta de este grupo de centros de día ha manifestado que ella utiliza su método para lograrlo, ya que "envejecer no tiene que significar tristeza, resignación o abandono" sino "cambio". "Es un gran cambio que marca el inicio de una nueva etapa, la más larga de todas las que se producen durante la vida", ha proclamado.

SU GRAN PASIÓN

La experta ha comentado que este ciclo de la vida siempre fue su gran pasión "a nivel personal y profesional sobre todo en el ámbito del funcionamientos cerebral" hasta el punto de que, tras años de estudio e investigación decidió dedicarse "a conseguir mantener su actividad".

Su método, según ha explicado, "nace con la pretensión de ofrecer soluciones personalizadas, individuales, a esas demandas de las personas mayores", como un modelo terapéutico personalizado, basado además de en "la prevención y rehabilitación, en el seguimiento de los tratamientos durante toda la vida del mayor, adaptándose a cada persona y manteniendo esa atención en el tiempo mediante un equipo multidisciplinar".

Catalina Hoffmann ha indicado que de esta forma se podrá "ver a la persona mayor de una manera global, sin tener que clasificarla por su enfermedad", pero sobre todo permite tener en cuenta a la persona "consultándole en cada momento sobre sí misma".