• youtube
  • facebook
  • twitter
  • slideshare
  • rss

Cancer de mama y el Método Hoffmann

04.02.2017

El cáncer es un proceso de crecimiento incontrolado de las células normales de cualquier parte del cuerpo. Los tumores se dividen según tienen capacidad de invadir y destruir otros órganos o tejidos en benignos o no invasivos y malignos o invasivos. Las células cancerosas se diferencian de las originales, en forma y/o tamaño y son incapaces de realizar las funciones de los tejidos a los que pertenecen.

Según la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), el cáncer de mama aparece cuando las células del epitelio glandular se reproducen de forma incontrolada y muy rápidamente. Estas células cancerosas pueden viajar a través de la sangre y los vasos linfáticos y llegar a otras partes del cuerpo, donde pueden adherirse a los órganos y formar la metástasis.

El cáncer de mama puede aparecer tanto en hombres como en mujeres. Sin embargo, más del 99 por ciento de los diagnósticos ocurre en mujeres.

El cáncer y los mayores

La edad de máxima incidencia se encuentra por encima de los 50 años, aunque aproximadamente el 10 %  se diagnostica en mujeres menores de 40 años. La supervivencia media del cáncer de mama tras cinco años el del 89,2 %. 

Muchos estudios indican que las personas con cáncer y perciben un apoyo importante por parte de su entorno, encuentran menos dificultades para afrontar la enfermedad.

A veces, bastará con hacerle saber que estás ahí. En otros momentos, podrás ayudar en cuestiones prácticas (haciendo gestiones, trámites, etc.), escuchándole o ayudándole a tomar una decisión.

Debemos contribuir a afrontar la enfermedad con naturalidad, sin dramatismos innecesarios, y atendiendo a las necesidades del mayor en cada etapa de la enfermedad.

La comunicación es de vital importancia. La familia debe establecer un clima de comunicación y confianza donde se pueda expresar libremente sus sentimientos. Es importante que nos escuchen con atención y respeto cuando quieran hablar del tema.

 

¿Qué miedos tienen los mayores con cáncer?

 

  • El diagnóstico y los tratamientos suponen una interrupción en su vida y una gran incertidumbre con respecto al futuro. De repente, dejan de sentirse útil e incluso llegan a sentirse dependientes. Además los tratamientos pueden ser muy duros.
  • Los sentimientos de tristeza, decaimiento, inutilidad, suelen estar relacionados no sólo con la vivencia de la enfermedad sino también con el abandono de la actividad habitual y de roles sociales que suelen coincidir con el diagnóstico.
  • Las sensaciones de tensión, ansiedad, angustia, inquietud y las dificultades para dormir suelen relacionarse con la percepción de amenaza y la incertidumbre.
  • Preguntas como “¿sufriré?”, “¿tendré dolor?”, “¿seré un estorbo?” o “¿me voy a morir?” son algunas de las preguntas que les podrán surgir en su cabeza.
  • Todas estas preocupaciones están relacionadas con las circunstancias del cáncer, y son reacciones humanas y normales.

A través de la metodología Hoffmann, sugerimos determinadas estrategias que pueden resultar útiles tanto a la persona con cáncer de mama como a sus familiares:

  • Un enfermo es mucho más que una enfermedad. No permita que la enfermedad sea el centro de tu vida. 
  • Disfrute lo que tiene, en lugar de sufrir por lo que pueda perderse. Viva el aquí y ahora, no se lo pierda por estar todo el rato pendiente del futuro. Aprenda a convivir con ella y a la vez viva el presente.
  • Dese permiso para sentirse triste, irritado, preocupado o tenso. Estos sentimientos son tan normales como los de felicidad o sosiego. Sentirlos no significa que sea débil.
  • Cuídese usted que cuida a su familiar. Realice ejercicio físico moderado siempre que pueda. Descanse lo necesario y aliméntese adecuadamente.
  • Exprese sus sentimientos. No espere a estallar, exprese su malestar, rabia, tristeza… cuando todavía no sea muy intenso. Demasiado autocontrol puede ser inútil y contraproducente, porque al final puede acabar explotando de forma descontrolada.
  • Tómese su tiempo para pensar en lo que le está pasando. A veces, cuando estamos sometidos a emociones intensas, no vemos con claridad y objetividad la situación. Puede ser útil que se pregunte qué es lo que le produce malestar, lo que le ayuda, lo que le asusta…
  • Busque apoyo en otras personas que hayan pasado por lo mismo. Su experiencia puede serle muy útil y es probable que se sienta comprendido.
  • Busque información adecuada que le permita comprender en cada momento lo que está pasando.

¿Puedo prevenir el cáncer de mama?

Es posible disminuir el riesgo de padecer cáncer manteniendo un estilo de vida saludable en el que se eviten factores de riesgo.

El cáncer de mama no se puede prevenir, aunque existen estudios recientes en los que se demuestra que el riesgo de padecer cáncer de mama se puede reducir siguiendo las siguientes pautas. Es recomendable:

  • Realizar ejercicio físico de forma regular.
  • Evitar el sobrepeso y obesidad tras la menopausia.
  • Evitar el consumo regular de tabaco y alcohol.
  • Llevar a cabo una dieta en la que se incluyan abundantes frutas y verduras.
  • Informar al médico de antecedentes familiares.
  • Realizar seguimientos médicos periódicos y preventivos.
  • La detección precoz con valoraciones preventivas y la intervención temprana es fundamental para combatir el cáncer.

¿Cómo puede la metodología Hoffmann ayudarme?

El Método Hoffmann:

  • Valora de forma preventiva y detecta posibles factores de riesgo, a través de su departamento médico y de enfermería.
  • Ayuda a través de su equipo multidisciplinar a la adaptación de los cambios físicos tras intervenciones quirúrgicas.
  • Controla la dieta y lleva a cabo un seguimiento médico y un asesoramiento por parte de un nutricionista.
  • Favorece el ejercicio diario mediante gimnasia de mantenimiento dirigida por sus Fisioterapeutas.
  • Facilita, a través de sus Psicólogos, apoyo en las fases de aceptación y tratamiento en las alteraciones psicoafectivas asociadas al cáncer. La intervención psicológica ayuda a mejorar tu calidad de vida, a desarrollar conductas y habilidades que le resulten beneficiosas, a aprender la manera de afrontar situaciones difíciles y a manejar emociones y pensamientos que resultan desagradables.
  • Ayuda con sus Terapeutas Ocupacionales en la adaptación del domicilio, en la realización de actividades de la vida diaria y en el entrenamiento en el uso de prótesis y ortesis.
  • Favorece la realización de actividades que fomentan las relaciones sociales.
  • Asesora e informa a través de Escuelas de Salud y Escuelas de Familia sobre la enfermedad del cáncer, favoreciendo que se comprendan los tratamientos y estilos de vida más adecuados.