• youtube
  • facebook
  • twitter
  • slideshare
  • rss

DIA MUNDIAL DEL ICTUS, PREVENCIÓN Y DIAGNOSTICO PRECOZ

29.10.2013

En este 29 de Octubre, Día Mundial del Ictus, Vitalia quiere aportar su granito en la ayuda a la Prevención y Diagnóstico Precoz de esta temida enfermedad, cada día más frecuente en nuestro medio, y de tan graves consecuencias.

Actualmente se producen 200 casos de Ictus por cada 100.000 habitantes en España, siendo la incidencia superior en los hombres que en las mujeres. Sin embargo, y a pesar de que cada día es más escuchado su nombre, mucha gente aún no sabe exactamente lo que es. Pues bien, los Ictus, también conocidos como Accidentes Cerebro-Vasculares (ACV), son una serie de patologías que afectan a los vasos sanguíneos del Cerebro, diferenciándose dos tipos, el Ictus Isquémico o Infarto Cerebral, ocasionado por una obstrucción al flujo sanguíneo, y el Ictus Hemorrágico, producido por la rotura de un vaso, con la consiguiente salida de sangre.

Tras sufrir un Ictus, el daño cerebral adquirido puede ser irreversible, manifestándose como graves secuelas que repercuten directamente en la calidad de vida de estos pacientes. De hecho, tan sólo un tercio de los afectados se recuperan completamente, coincidiendo en la mayoría de estos casos, con aquellos individuos que son diagnosticados de manera precoz ante signos y síntomas de alarma que deben ser conocidos. Otro tercio de los afectados presenta secuelas permanentes y el último tercio, desgraciadamente, fallece.

Ante estos datos es obvia la gran importancia de la Detección Precoz del Ictus, tanto para llegar a un correcto diagnóstico lo antes posible, como para la instauración temprana del tratamiento adecuado para cada caso, aumentando así  las probabilidades de recuperación de manera significativa. Existen seis señales de alarma que alertan sobre la posibilidad de estar sufriendo un ACV, y que debemos conocer e identificar a la perfección:

  1. Pérdida súbita de visión, tanto parcial como total, ya sea en uno o en los dos ojos.
  2. Alteraciones de la sensibilidad de aparición súbita. Se definen como sensación de “hormigueo o acorchamiento”, y podrán aparecer en la cara, brazo y / o pierna de un lado del cuerpo.
  3. Alteración brusca del habla, cuesta expresarse, articular palabras y ser entendido.
  4. Perdida de la fuerza de inicio súbito en un brazo y / o pierna de un lado del cuerpo.
  5. Dolor de cabeza de intensidad inusual, inicio repentino y sin ninguna causa aparente.
  6. Aparición brusca de vértigo intenso, sensación de desequilibrio o caídas producidas sin aparente explicación, en presencia de alguno de los síntomas anteriores.

Ante cualquier persona que presente los síntomas previamente descritos, es fundamental su traslado al hospital, preferiblemente a aquellos con unidad de Ictus, donde recibirá de manera urgente tratamiento Neurológico Especializado. Las primeras tres horas son cruciales, con lo que cuanto antes se reciba el tratamiento, más probabilidades de evolución positiva y pronóstico favorable. De hecho, a partir de las tres horas desde la aparición de los primeros síntomas, el tratamiento pierde su eficacia, por lo que es imprescindible actuar con rapidez.

El Ictus es causa de un grave impacto personal, familiar y social, es la primera causa de discapacidad grave en el adulto y la segunda de muerte en nuestro país. Además, el 75% de los Ictus se producen en mayores de 65 años, con lo que atendiendo a las previsiones descritas para el 2050, el impacto demográfico y sanitario será realmente grave. Todos estos motivos son suficientes para concienciarnos de la importancia de la prevención. Por eso en Vitalia, conscientes de que la identificación y corrección de los factores de riesgo son la base para evitar ACVs que aún no han ocurrido, hemos desarrollado diferentes Servicios y Programas Específicos, destinados a adquirir unos hábitos de vida saludables orientados a la Prevención y Diagnóstico Precoz de Ictus.