• youtube
  • facebook
  • twitter
  • slideshare
  • rss

Prevención de fracturas: Cambios en huesos, músculos y articulaciones

01.12.2011

Los cambios en la postura y en la marcha están universalmente relacionados con el proceso de envejecimiento. El esqueleto proporciona apoyo y estructura al cuerpo, las articulaciones son las áreas en donde se unen los huesos y proporcionan la flexibilidad al esqueleto para el movimiento y los músculos proporcionan la fuerza y la resistencia para mover el cuerpo. La coordinación, aunque es dirigida por el cerebro, es afectada por cambios en los músculos y en las articulaciones.

Cambios por el envejecimiento

  • La masa o densidad ósea se pierde a medida que las personas envejecen, ya que los huesos pierden calcio y otros minerales.
  • El tronco se vuelve más corto a medida que los discos intervertebrales pierden líquido en forma gradual y se hacen más delgados. La columna vertebral se vuelve curva y comprimida.
  • Las articulaciones se vuelven más rígidas y menos flexibles. El líquido dentro de ellas puede disminuir y el cartílago puede empezar a friccionarse y a erosionarse y los minerales se pueden depositar en algunas articulaciones produciéndose la calcificación.
  • Las articulaciones de la cadera y de la rodilla pueden comenzar a perder estructura  produciéndose cambios degenerativos.
  • La masa corporal magra disminuye, causado en parte por la pérdida del tejido muscular.
  • El tejido muscular es reemplazado de una manera más lenta y el tejido muscular perdido puede ser reemplazado por tejido fibroso duro. Esto es más notorio en las manos, que pueden aparecer delgadas y huesudas.
  • Los cambios en el tejido muscular, combinados con los cambios en el sistema nervioso por el envejecimiento normales, hacen que los músculos tengan disminución del tono y de la capacidad para contraerse. Los músculos se pueden volver rígidos con la edad y pueden perder tono, incluso con ejercicio regular.

 

Efectos de los cambios

  • Los huesos se vuelven más frágiles y se pueden romper con más facilidad. Se presenta disminución de la estatura, principalmente debido al acortamiento del tronco y la columna.
  • Debido al deterioro de las estructuras articulares se puede presentar inflamación, dolor, rigidez y deformidades.
  • La fatiga se presenta con mayor facilidad y la energía en general puede disminuir.

 

Prevención

  • El ejercicio es una de las mejores maneras de retardar o evitar los problemas musculares, articulares y óseos. Un programa de ejercicio moderado puede mantener la fuerza y la flexibilidad y ayudar a que los huesos permanezcan fuertes (andar, nadar, montar en bicicleta).
  • Consulte con el médico antes de iniciar un programa nuevo de ejercicios.
  • Si es necesario hay que utilizar un bastón o un andador para estar más estable y prevenir las caídas, ya que esto podría provocar una fractura.
  • Hay que utilizar zapatos de suela de goma y tacón bajo para que el pie tenga un buen soporte.
  • La casa tiene que ser un lugar seguro, por lo que hay que utilizar dispositivos de ayuda en baños, escaleras y lugares potencialmente peligrosos.
  • Una dieta bien equilibrada con cantidades apropiadas de vitamina D y calcio es importante. Las mujeres necesitan ser especialmente cuidadosas e ingerir suficiente calcio a medida que envejecen. Las mujeres posmenopáusicas y los hombres de más de 65 años necesitan entre 1,200 y 1,500 mg de calcio por día. Si se sufre de osteoporosis, hay que hablar con el médico acerca de los tratamientos que necesitan receta.

 

 Posibles preguntas

  • Mi madre tiene 85 años y veo que su estatura mengua por momentos ¿Es esto normal por la edad, o puede tener alguna enfermedad?
  • Tengo 70 años y el médico me ha dicho que tengo que hacer ejercicio pero nunca he sido muy deportista ¿Hacer ejercicio no me puede provocar más dolores?
  • Mi abuela tiene 80 años, tiene osteoporosis y ya ha tenido varias fracturas, el médico dice que tiene que tomar mucho calcio pero yo quiero saber hasta qué punto el calcio puede evitar que siga sufriendo fracturas.