• youtube
  • facebook
  • twitter
  • slideshare
  • rss

Dieta mediterránea y ejercicio físico, buenos aliados contra la obesidad.

07.02.2013

La práctica de ejercicio, combinado con una dieta mediterranea compensa la mutación de genes, de tal forma, que las personas con dicha mutación no tienen porque padecer obesidad.

 

El binomio dieta mediterránea y ejercicio físico anula la predisposición genética a la obesidad, según el Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBERobn). Finalizada la investigación, la conclusión es muy clara: la práctica de ejercicio físico y la alimentación es clave para compensar la mutación de los genes FTO y MC4R de manera que las personas que la padezcan no tienen por qué ser obesas siempre y cuando practiquen deporte y tengan un alto grado de adherencia a la dieta mediterránea. Un hallazgo que abre una puerta de esperanza frente a la creencia de que contra la genética no se podía luchar.