• youtube
  • facebook
  • twitter
  • slideshare
  • rss

Si duermes mal, vigila tu corazón

06.03.2013

Un estudio realizado, con personas que sufrían insomnio y personas que no padecían dicho transtorno, ha demostrado que el primer grupo tiene tres veces mayor riesgo de desarrollar insuficiencia cardiaca, que el segundo. Los investigadores aseguran que conocer los transtornos del sueño pueden ayudar a la prevención de enfermedades del corazón.

Las personas que sufren de insomnio parecen tener un mayor riesgo de desarrollar insuficiencia cardiaca, según concluye un estudio que ha analizado a 54.279 personas de 20 a 89 años durante 11 años. Los datos obtenidos muestran que aquellas personas que sufrían tres síntomas de insomnio tenían un riesgo más de tres veces mayor de desarrollar insuficiencia cardiaca, en comparación con aquellos que no tenían problemas de sueño. El trabajo se ha hecho a partir de los datos de hombres y mujeres sin insuficiencia cardiaca que participaron, entre 1995 y 1997, en el Estudio de Salud de Nord-Trondelag (HUNT). Los investigadores siguieron a los participantes en el estudio hasta 2008, momento en que se habían producido un total de 1.412 casos de insuficiencia cardiaca. Cuando los participantes se unieron al estudio se les preguntó si tenían dificultad para dormirse y mantenerse dormidos, con las posibles respuestas de «nunca», «ocasionalmente», «a menudo» y «casi todas las noches». También se les preguntó sobre la frecuencia con que se despiertan por la mañana sin sentirse descansados (sueño no reparador): «nunca, pocas veces al año», «una o dos veces al mes», «una vez a la semana», «más de una vez a la semana». Los resultados mostraron que el hecho de tener dificultades para dormirse y mantenerse dormido casi todas las noches y un sueño no reparador más de una vez a la semana se asociaba con un mayor riesgo de insuficiencia cardiaca en comparación con personas que nunca o rara vez sufren de estos síntomas. El experto cree que la evaluación de los problemas del sueño podría proporcionar información adicional para utilizar en la prevención de la insuficiencia cardiaca, aunque reconoce la necesidad de investigación adicional para establecer si el insomnio causa la enfermedad.