• youtube
  • facebook
  • twitter
  • slideshare
  • rss

El modo en que conservamos en casa frutas y verduras afecta a sus propiedades finales

28.06.2013

Un estudio realizado demuestra que las propiedades de la fruta y la verdura pueden variar según el tratamiento que reciban, ya que dependiendo de como sean tratadas pueden conservar mejor los nutrientes que estas mismas contienen.

(20 minutos.es/salud) 

Frutas y verduras deberían ser la base de nuestra alimentación. No tienen ni grasa, ni sal, ni colesterol; contienen muchas vitaminas, minerales y fibra; y suelen ser bajas en calorías. Pero todas las propiedades de las frutas y verduras no son perennes. Después de todo, una vez que las compramos y llegan a nuestra despensa siguen vivas. Un estudio que sugiere que la forma en la que se almacenan en el hogar podría tener consecuencias reales para su valor nutricional y la salud. Investigadores encontraron previamente que las plantas cultivadas en el laboratorio cambian su fisiología de manera importante a lo largo de la jornada, impulsada por los ritmos circadianos. Se sospecha que los cultivos alimentarios podrían hacer algo similar, incluso después de que hayan sido recolectadas en el campo. Después de la cosecha, verduras y frutas pueden, de hecho, seguir percibiendo luz y, como consecuencia, sus relojes biológicos continúan funcionando. Eso es una ventaja para las plantas, ya que les permite alterar los niveles de sustancias químicas importantes que los protegen de ser comidas por los insectos y otros herbívoros, según hallaron los investigadores, quienes señalan que cuando las personas las comen, algunos de esos mismos fitoquímicos proporcionan efectos anticáncer. Podría ser importante considerar todos los días los horarios de los alimentos  a la hora de decidir a qué hora se cena. Puede ser de interés para la cosecha de los cultivos y la congelación o no para conservarlos en momentos concretos del día, cuando los nutrientes y fitoquímicos valiosos están en su mejor momento.