• youtube
  • facebook
  • twitter
  • slideshare
  • rss

Una proteína que acelera el envejecimiento frena el cáncer

08.08.2013

Un trabajo científico, fruto de varios años de colaboración entre el Instituto de Medicina Oncológica y Molecular de Asturias (Imoma) y la Universidad de Oviedo, y que ha contado con la participación de científicos ingleses y alemanes, ha revelado que la prelamina A, una proteína que causa envejecimiento acelerado, es capaz de frenar la progresión de los tumores malignos. Este hallazgo supone un avance para la comprensión de la relación entre los mecanismos que causan el envejecimiento y los que desencadenan el cáncer

(elmundo.es/salud) 06/08/2013

El envejecimiento y el cáncer son procesos íntimamente relacionados, pero las conexiones entre ellos son complejas. Así, el riesgo de aparición de tumores aumenta con la edad y, sin embargo, algunos de los mecanismos que favorecen el envejecimiento también frenan la aparición y desarrollo de tumores. Un ejemplo claro de estos mecanismos es la activación del supresor tumoral más estudiado, la proteína p53. El trabajo realizado reveló que otra proteína, conocida como prelamina A y responsable del envejecimiento acelerado que experimentan los pacientes con progeria, es capaz de impedir el avance de los tumores malignos. Para ello, los investigadores asturianos utilizaron mosaicos: ratones modificados genéticamente que portan prelamina A en la mitad de sus células. Los ratones con prelamina A en todas sus células desarrollan envejecimiento acelerado y no viven más de 4- 5 meses, lo cual dificulta mucho el estudio del cáncer, ya que no da tiempo a que la enfermedad se desarrolle. Los ratones mosaico, sin embargo, viven lo mismo que los ratones normales, y mantienen un 50% de células con prelamina A en sus tejidos durante toda su vida, lo cual nos ha permitido estudiar el efecto de esta proteína sobre el cáncer. El estudio reveló dos importantes hallazgos. El primero fue que los mosaicos son totalmente sanos, sin presentar ninguna de las alteraciones que tienen los ratones con progeria causada por prelamina A. El segundo hallazgo fue que, aunque los mosaicos desarrollaban el mismo número de tumores que los ratones normales, sin embargo, presentaban un número muy reducido de tumores malignos: aquellos capaces de romper las barreras que los mantienen confinados e invadir los tejidos circundantes. Los investigadores procedieron a estudiar más a fondo este fenómeno en células tumorales humanas. Los resultados obtenidos son muy estimulantes desde el punto de vista científico, y podrían conducir al desarrollo y aplicación de nuevas terapias a medio plazo para el envejecimiento acelerado.

Resumen de noticia, más información sobre el artículo en el link

http://www.elmundo.es/elmundosalud/2013/08/06/oncologia/1375781799.html