• youtube
  • facebook
  • twitter
  • slideshare
  • rss

El puente que une los kilos con la enfermedad

06.09.2013

Que la obesidad aumenta enormemente las posibilidades de padecer un problema de corazón es algo que todo el mundo sabe. Sin embargo, los kilos de más no siempre son sinónimo de enfermedad. Algunos pacientes con sobrepeso no padecen los trastornos que clásicamente se asocian a la enfermedad cardiovascular -como la hipertensión o la diabetes tipo 2-, una paradoja que trae de cabeza a quienes estudian las relaciones entre dieta, hábitos y salud.Que la obesidad aumenta enormemente las posibilidades de padecer un problema de corazón es algo que todo el mundo sabe. Sin embargo, los kilos de más no siempre son sinónimo de enfermedad. Algunos pacientes con sobrepeso no padecen los trastornos que clásicamente se asocian a la enfermedad cardiovascular -como la hipertensión o la diabetes tipo 2-, una paradoja que trae de cabeza a quienes estudian las relaciones entre dieta, hábitos y salud.

(elmundo.es/salud) 02/09/2013

Varias investigaciones han sugerido que parte de este contrasentido se explica atendiendo a las características de la grasa. Así, está demostrado que los kilos depositados en la zona de la cintura son mucho más dañinos para la salud cardiovascular que la grasa que se acumula en la cadera. Esta circunstancia parece fundamental, pero tal y como subrayan los científicos, tiene que haber otros factores que completen ese complicado puzle metabólico. La inflamación puede ser uno de ellos, a juzgar por los resultados de recientes investigaciones. La última, publicada esta semana en la revista 'Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism' (JCEM), señala este proceso como la clave que explica por qué algunas personas obesas permanecen "metabólicamente sanas" pese a su sobrepeso. Las personas sanas metabólicamente, tanto los obesos como los no obesos- tienen menores niveles de varios marcadores inflamatorios. Los resultados de la evaluación mostraron que quienes presentaban niveles reducidos de marcadores como la proteína C reactiva -que se produce en el hígado y se eleva cuando tiene lugar un proceso inflamatorio- tampoco tenían problemas con sus niveles de colesterol o glucosa. Del mismo modo, en estos individuos 'metabólicamente sanos' estaban elevadas las concentraciones de adiponectina, una hormona que participa en el metabolismo de la glucosa y los ácidos grasos y cuya acción se asocia con un efecto anti-inflamatorio. Lo que no han podido dilucidar estos investigadores es de qué depende la activación de procesos inflamatorios, en especial entre las personas que padecen sobrepeso. Los resultados sugieren que un estado inflamatorio reducido aumenta la probabilidad de presentar un buen estado metabólico, particularmente entre sujetos obesos.

Resumen de noticia, más información sobre el artículo en el link

http://www.elmundo.es/elmundosalud/2013/08/30/nutricion/1377859075.html