• youtube
  • facebook
  • twitter
  • slideshare
  • rss

El siete por ciento de la población española mayor de 65 años padece una depresión mayor.

19.03.2010

Las mujeres y los ancianos institucionalizados, la soledad, las enfermedades somáticas, los cuadros de dolor crónico, el duelo o la falta de apoyo son los mayores factores de riesgo.

La creación de programas  de intervención preventiva ha demostrado su eficacia, indicó el Dr Manuel Martín Carrasco, Presidente de la Sociedad española de Psicogeriatria.

La detección de grupos de riesgo, facilita la concentración de esfuerzo en este tipo de personas y el diseño de programas específicos, hace que no desarrollen una depresión mayor.

El cuidado de una persona con enfermedad de Alzheimer puede ocasionar una situación de stress continuado en el familiar o cuidador principal. Esta sobrecarga puede contribuir a la parición de toda una serie de consecuencias tanto para el cuidador como para el paciente.

La práctica del ejercicio físico en la persona anciana, ha demostrado que incide en la calidad de vida, en su autoestima y en el bienestar general, lo que reduce el riesgo de los síntomas depresivos.

Los trastornos afectivos en la vejez confluyen.

La mayoria de las personas que presentan este tipo de trastornos lo iniciaron en su juventud, aunque en ocasiones no fue diagnosticado. Sin embargo existen casos de inicio tardío. A veces inciden factores de personalidad, así como acontecimientos vitales, que facilitan, desencadenan o agravan este tipo de trastorno. Noticias Medical.e

.