• youtube
  • facebook
  • twitter
  • slideshare
  • rss

Un solo trauma cerebral basta para desencadenar Alzheimer

25.07.2012

Un único trauma cerebral de moderado a grave es suficiente para interrumpir la acción de las proteínas que regulan una de las enzimas cuya expresión se asocia con la enfermedad de Alzheimer. La enzima BACE1. De esta forma se ha trazado la relación entre trauma y enfermedad neurológica. El trabajo ha empleado muestras post-mortem de pacientes con Alzheimer y también modelos de ratones vivos. En los animales, los científicos constataron que en la fase aguda tras el traumatismo craneoencefálico (dos días), los niveles de las proteínas intracelulares GGA1 y GGA3 disminuían y en cambio aumentaban los de la enzima BACE1. En el análisis de las muestras cerebrales post-mortem, se encontró también esta pauta: reducción de los niveles de GGA1 y GGA3 y aumento de BACE1, al compararse con los de los cerebros de sujetos que no sufrieron Alzheimer. Los científicos sugieren que es la merma en los niveles de GGA3 la que explica el aumento de BACE1 y, con ello, de la producción de beta amiloide que se observa en la fase subaguda (siete días tras el trauma). La identificación de esta interacción proporciona una posible diana farmacológica, con la que se regularían los niveles de a enzima BACE1 y se reducirían los depósitos de beta amiloide en los pacientes con Alzheimer.